Download E-books Lucrecia Borgia, La Hija Del Papa (Nuevos Tiempos) PDF

Lucrecia Borgia: hija de un Papa, tres veces casada, un marido asesinado, un hijo ilegítimo... todo en solo treinta y nueve años y en pleno Renacimiento. l. a. suya fue una vida realmente increíble que sin duda alguna merece los angeles pena contar. Lo han intentado escritores, filósofos e historiadores. Ahora, a modo de excepcional homenaje a su esposa recientemente fallecida, el premio nobel Dario Fo, alejándose de reconstrucciones escandalosas o puramente históricas, nos revela en una novela toda l. a. humanidad de Lucrecia, liberándola del cliché de mujer disoluta e incestuosa y sumergiéndola en el contexto histórico y en los angeles vida cotidiana de su época. De esta forma, el lector vivirá en primera personality l. a. fascinación de las cortes renacentistas, con el Papa Alejandro VI, el más corrupto de los pontífices, y su diabólico hermano, César. También con los maridos de Lucrecia, expulsados, asesinados, humillados, y sus amantes, el primero de todos el gran humanista Pietro Bembo, con el que compartía el amor por el arte, por l. a. poseía y el teatro. Todos ellos peones del despiadado juego del poder.

Show description

Read Online or Download Lucrecia Borgia, La Hija Del Papa (Nuevos Tiempos) PDF

Best Biography books

Love Me, Hate Me: Barry Bonds and the Making of an Antihero

No participant within the historical past of baseball has left such an indelible mark at the video game as San Francisco Giants outfielder Barry Bonds. In his twenty-year occupation, Bonds has gathered an unparalleled seven MVP awards, 8 Gold Gloves, and greater than 700 domestic runs, a powerful collection of feats that has earned him attention as one of many maximum gamers the sport has ever visible.

Sons of Guns: Straight-Shootin' Stories from the Star of the Hit Discovery Series

Sons of weapons is the professional tie-in to Discovery's hit exhibit starring Will Hayden, founder and proprietor of crimson Jacket Firearms, the Louisiana-based relations company which has been referred to as the nation's most original customized guns shop. With attribute down-home wit and knowledge, Hayden tells the tales in the back of the superior episodes of the exhibit.

Living Like a Runaway: A Memoir

During this long-awaited, emotionally robust memoir,  “HEAVY METAL’S best lady ROCKER” (Rolling Stone) opens up concerning the ’70s and ’80s tune scene and her trailblazing lifestyles because the lead guitarist of the “pioneering band” (New York occasions) the Runaways and her platinum-selling, Grammy-nominated solo profession.

Ted Hughes: The Unauthorised Life

Ted Hughes, Poet Laureate, was once one of many maximum writers of the 20 th century. He was once considered one of Britain's most crucial poets, his paintings infused with delusion; a love of nature, conservation, and ecology; of fishing and beasts in brooding landscapes. With an equivalent present for poetry and prose, and with a soul as capacious as any poet in historical past, he was once additionally a prolific kid's author and has been hailed because the maximum English letter-writer seeing that John Keats.

Additional resources for Lucrecia Borgia, La Hija Del Papa (Nuevos Tiempos)

Show sample text content

Ni de lo que le respondió el Maestro? Pues bien, imaginaos que hoy el mismo joven le plantee de nuevo l. a. misma pregunta al Mesías, �qué le contestaría el Hijo de Dios? �Se limitaría a decir: �Despójate de tus riquezas»? No. Añadiría: �Libérate de todos los privilegios que disfruta tu condición, de las prebendas, de las herencias, de las licitaciones, de los beneficios de los angeles corrupción, por no hablar del saqueo al que todos en tu congregación se entregan sin temor a ser acusados y castigados». Y es que debemos hallar el coraje de denunciar antes que nada a l. a. curia, que está totalmente invadida por los angeles corrupción y los angeles extorsión. Los seglares de todas las provincias se ven extorsionados y oprimidos por los administradores eclesiásticos, y si tratan de rebelarse resultan inexorablemente víctimas de ulteriores atracos. �Y, por último (y sé que con esta solicitud mía corro el riesgo de arrojar una enorme roca en un estanque repleto de ranas), solicito que quede totalmente interrumpido el acaparamiento de concubinas por parte de obispos, cardenales y sacerdotes, empezando por el Papa. Todos los participantes en el consistorio, muy trastornados, pensando que el discurso ha terminado, se ponen en pie y l. a. mayoría, preocupados, comentan con su vecino las propuestas del Santo Padre. –Quietos todos, no he terminado –dice Alejandro VI para hacerlos callar. Todos se detienen y vuelven a dejarse caer en sus asientos–. Quería advertiros de que desde hace tres días he estado manteniendo reuniones durante horas con diez cardenales de los angeles comisión reformadora, y con todos ellos estamos elaborando un plan de trabajo. No penséis que nuestra intención se limita a agitar un poco las conciencias, aunque no sea más que para variar el ritmo monótono de los engranajes del poder. Impondremos esta transformación para que toda l. a. suciedad que se ha adherido a nuestros zapatos sea eliminada, a costa de vernos obligados a tener que caminar de ahora en adelante con los pies descalzos. El Papa, mientras los participantes van desalojando el salón, se queda solo ordenando las hojas de su discurso. Al instante se ve, literalmente, aferrado por dos brazos que lo obligan a lanzar las hojas al aire, y una cara se pega a su rostro cubriéndolo de besos. Por supuesto, quien le está obsequiando con esta descarga de afecto es su hija Lucrecia. –Es maravilloso, padre –exclama entre lágrimas y gritos de júbilo–, lo que has dicho y el valor que has puesto en tus palabras. �Todavía me estoy preguntando si ese terremoto tuyo ha provocado realmente l. a. metamorfosis que nos has regalado! Por lo que representabas, hasta hace una hora te odiaba, padre mío, y ahora siento un cariño por ti como el que nunca he tenido. Te lo ruego, prosigue impertérrito en cuanto has decidido llevar a cabo, no traiciones l. a. confianza de miles de personas que, al igual que yo, están esperando el milagro de una Iglesia verdaderamente santa. Lucrecia envía de inmediato una carta a los angeles comunidad religiosa que l. a. ha alojado en Ferrara, que cube más o menos: �Dios es realmente grande e imprevisible.

Rated 4.03 of 5 – based on 20 votes